Manifiesto

La exégesis es el proceso por el que se extrae e interpreta el significado verdadero de lo que leemos u observamos. La palabra exégesis —y por extensión este blog— representa pues el esfuerzo por buscar, desentrañar y ser fieles a la verdad. Verdad tantas veces oculta, malinterpretada o interesadamente deformada.

No cedas ante el mal, sino combátelo con mayor audacia.

Virgilio

El subtítulo desvela las intenciones de este blog. Proviene de la Eneida de Virgilio (Libro VI, línea 95: Tu ne cede malis, sed contra audentior ito). El gran economista austríaco Ludwig von Mises lo eligió como motto al que recurrir cuando su esperanza y fe en el ser humano se desvanecían frente a la tragedia del mundo:

Recordé estas palabras de Virgilio durante las horas más terribles de la II Guerra Mundial. A lo largo de mi vida, una y otra vez me he encontrado en situaciones en las que la reflexión racional sobre lo que nos ocurre no encontraba vías de salida ni había motivos para la esperanza. Pero luego siempre sucedía lo inesperado y con ello mi salvación.

Ludwig von Mises

La verdad y el autoconocimiento no son algo dado o definitivo, sino que son un proceso de descubrimiento. Las entradas de este blog no son por tanto una verdad revelada ni pretenden sentar cátedra. Son parte de ese trabajoso esfuerzo por acercarse cada vez más a ella; aunque nunca podamos alcanzarla plenamente.

Uno de los temas recurrentes aquí será pues intentar entender por qué el ser humano se siente tan atraído por el mal en todas sus formas, especialmente el socialismo y por extensión cualquier totalitarismo. Un fenómeno cíclico a lo largo de la Historia, y de nuevo preocupante en los tiempos que nos ha tocado vivir.

Este es pues un blog militante que luchará siempre en el bando de la verdad. Parafraseando al superviviente de Auschwitz y Premio Nobel Elie Wiesel:

Siempre toma partido. La neutralidad y pasividad ayudan siempre al opresor, nunca a la víctima. El silencio fortalece siempre al verdugo, nunca al atormentado.